Manifiesto del Bloque combativo y de clase sobre el TTIP

Publicado en Noticias Viernes, 06 Febrero 2015 11:43

TTIP o el capitalismo salvaje

 

El Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP en sus siglas en inglés) entre EE.UU. y la UE se está negociando entre las grandes empresas multinacionales y las élites políticas a espaldas de la ciudadanía de ambas regiones. Su objetivo teórico es suprimir obstáculos arancelarios a la actividad comercial (sin embargo las tasa aduaneras ya son bastantes bajas: 5,2% en la Unión Europea y 3,5% en los Estados Unidos de América), la inversión, el crecimiento económico y la creación de empleo.

 

Su objetivo real es desregular y eliminar derechos sociales, laborales, sindicales, normativas medioambientales y privatizar los servicios p√ļblicos como la salud, la educaci√≥n, el agua, los transportes, etc., para conseguir m√°s beneficios.

 


El TTIP pretende garantizar las inversiones de las empresas por encima de las leyes de los Estados, hasta el punto de que éstos tendrán que indemnizar a las empresas si ven perjudicado el nivel previsto de sus ganancias, a través del Instrumento de Resolución de Conflictos entre Inversores y Estados, los famosos tribunales de arbitraje, no sometidos a la justicia ordinaria de los Estados.

 


El TTIP es una vuelta de tuerca más, para acabar con los derechos de la ciudadanía y disciplinar a los trabajadores y trabajadoras, al acentuar los procesos de recortes, privatización y liberalización de flujos de capitales, aumentando todavía más el poder del gran capital, tal como ha sucedido con otros tratados, como con el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (NAFTA en inglés).

 


Desde esta perspectiva sus consecuencias van a ser negativas para la agricultura, la alimentación y el medio rural, la salud, la privacidad, el empleo, los derechos laborales y sociales y el medio ambiente.

 


CONSECUENCIAS PARA EL EMPLEO Y LOS DERECHOS LABORALES Y SOCIALES

 


Seg√ļn el gobierno de EE.UU. con el TTIP se crear√≠an millones de puestos de trabajo. Existen estudios que hablan de la creaci√≥n de 750.000 empleos y de un aumento del Producto Interior Bruto (PIB) en la UE de entre 1% y 0,5% hasta el 2.027, pero la misma Comisi√≥n lo reduce al 0,1%. Se destruir√≠an empleos en la industria c√°rnica, el sector de los fertilizantes, el bioetanol, el az√ļcar, bienes de equipo y el metal√ļrgico.

 


Un estudio alternativo y cr√≠tico realizado por la Universidad de Tufts, afirma, entre otras cosas, que se perder√≠an 600.000 puestos de trabajo en la UE, las rentas del trabajo se reducir√≠an en su participaci√≥n en el PIB y se perder√≠an ingresos p√ļblicos.

 


En lo que se refiere a los derechos laborales y sindicales, hay que tener en cuenta la "armonización" de la regulación, la igualación a la baja.

 


En Estados Unidos los derechos laborales y sindicales brillan por su ausencia, en la Unión Europea por ahora están garantizados, pero no armonizados1, al menos aunque formalmente estén mínimamente garantizados, se conculcan e incumplen cada vez más.

 


EE.UU. solamente ha firmado dos de los ocho convenios de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), los contrarios al trabajo infantil y al trabajo esclavo, pero no los que se refieren a la negociación colectiva y al derecho de organización y asociación.

 


Tampoco ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Económicos (incluidos los derechos laborales, sindicales y de salud), sociales y culturales, adoptado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, mediante la resolución 2200 A (XXI) de 16 de diciembre de 1966 y que entró en vigor el 3 de enero de 1976.

 


Asimismo, entre los Estados de la Unión existe una competitividad por atraer inversores, tanto de otros Estados como de países extranjeros, para los cual en 24 de ellos han rebajado los salarios y recortado derechos en seguridad y salud laboral. La negociación colectiva y la organización sindical no están reconocidas, por lo tanto el derecho de huelga y la libertad sindical han desaparecido del mundo laboral.

 


Se dan "facilidades para trabajar" (disponibilidad para el empleo o empleabilidad), en lugar de trabajo. Se ha implantado el llamado Workfare, la aceptación de cualquier trabajo bajo presión por parte de los parados (desde una visión neoliberal se responsabiliza a los desempleados de su propia situación, y no al contexto socioeconómico que produce paro, pobreza y desigualdad), que también se denomina paradójicamente right to work (derecho a trabajar). No está establecido el salario mínimo, ni la seguridad y la salud en el centro de trabajo.

 


Los trabajadores de algunas multinacionales, como Wal-Mart y McDonald's, cobran salarios de hambre, y tanto es así, que tienen que solicitar los bonos de alimentación que concede el gobierno a los pobres.

 


Esta es la situación laboral que muy probablemente podría implantarse en los países de la UE, en aras de la competitividad, si llegara a firmarse el TTIP.

 


Por otro lado, EE.UU. es el país más desigual del mundo, donde no se reconoce el acceso a la atención médica como un derecho humano fundamental. Su sistema de salud es privado casi en su totalidad y de baja calidad. Recientemente se ha ampliado la atención sanitaria con el presidente Obama, sin embargo casi la mitad de los 50 Estados de la Unión se niegan a ampliar la atención sanitaria para los pobres.

 


Esta situación es debida principalmente al poder económico de las grandes aseguradoras médicas. El que tiene dinero puede acceder a una atención sanitaria de calidad.

 


Por su parte la UE hace ya d√©cadas que aplica la pol√≠tica neoliberal en todos los √°mbitos, incluido especialmente el socioecon√≥mico, la pol√≠tica social, donde est√° incluida la pol√≠tica laboral, que se delega claramente en los Estados miembros. Dicha pol√≠tica no s√≥lo no acaba con la desigualdad, el paro y la pobreza sino que los agudiza. Se limita a dise√Īar y elaborar Planes, para que los pongan en marcha los Estados.

 


Se considera a los parados, igual que en EE.UU., como los √ļnicos responsables de su situaci√≥n, por lo que hay que hacerlos "empleables", aplic√°ndoles "pol√≠ticas activas de empleo" (individualizan el problema) y presion√°ndoles para que acepten cualquier empleo, al potenciar los contratos temporales y a tiempo parcial, el trabajo precario.

 


Las prestaciones han perdido su consideración de DERECHOS y se han tornado en "contratos obligacionales", cual seguro asistencial, debilitando seriamente las condiciones laborales.

 


Se est√° ampliando la edad de jubilaci√≥n y reduciendo las pensiones. Las reformas laborales dan todav√≠a m√°s poder a los empresarios. Por este motivo, ha habido huelgas generales en Grecia, Portugal, Espa√Īa y, recientemente, tambi√©n en Italia y B√©lgica.

 


Esta es la precaria situación de los derechos laborales y sociales en la UE, en el marco del Tratado de Lisboa todavía vigente, que se asemeja cada vez más, de un modo inquietante y peligroso, a los parámetros estadounidenses.

 


Por consiguiente, es necesario luchar contra esta construcción europea y contra el TTIP, desde la sociedad civil, los trabajadores y trabajadoras y los sindicatos alternativos de clase, de forma coordinada y eficaz, para que el gran capital no logre hacer desaparecer los derechos fundamentales, entre los que se encuentran los derechos sociales, laborales y sindicales, cuya eliminación es el objetivo real de estos acuerdos.

 

20150206 Bloque combativo de clase

 

CGT SALAMANCA. C/ P√©rez Oliva 2, 2¬ļ 37005 Salamanca. Tl.: 923 248 449 Fax: 923 248 449.
Dise√Īo por Inukweb utilizando software libre publicado bajo la Licencia P√ļblica General GNU.